Saltar al contenido

Adelgazar en invierno. ¿Qué vale la pena recordar?

¿Es el invierno el momento adecuado para adelgazar? Si y no. Por un lado, este es el período en el que el cuerpo se esfuerza naturalmente por acumular grasa. Como resultado, nuestro cuerpo pierde calor más lentamente cuando se expone al frío. De otra parte las temperaturas bajo cero significan que el cuerpo usa más energía para evitar el enfriamiento. Entonces, en teoría, el invierno debería ser una época en la que es más fácil perder peso debido a la mayor demanda de energía.

Adelgazar en invierno

La ambigüedad de las respuestas también resulta del hecho de que cada uno de nosotros es diferente: tenemos diferentes predisposiciones genéticas, mejor o peor circulación sanguínea, diferentes funciones de los órganos. Es probable que las personas con una buena función tiroidea y presión arterial alta toleren mejor el frío y el déficit calórico necesario para una pérdida de peso efectiva. Pero no se preocupe, incluso si es un hombre con presión arterial baja o tiene un metabolismo genéticamente más lento, hay algunas buenas maneras de perder peso en invierno que puede probar.

Regla 1: evitar el enfriamiento desde el interior

Resulta que las ensaladas verdes, aunque muy saludables, pueden incluso evitar que bajes de peso en invierno. Esto se debe al hecho de que tienen un efecto refrescante en el cuerpo: su digestión requiere energía adicional. Evite muchas verduras y frutas crudas. Merece la pena optar por verduras de temporada hervidas o guisadas (zanahorias, perejil, cebolla, puerro, apio, calabaza, remolacha) o utilizar conservas y congelados (pepinos en vinagre, pimientos en vinagre). Lo mismo ocurre con las frutas: favorece las manzanas, peras, frambuesas o arándanos congelados, y evita las frutas tropicales, que son mejores para el verano, ya que tienen un efecto refrescante.

Regla 2: usa alimentos que te calienten

En invierno, más de nosotros comemos comidas calientes y altas en calorías. La cantidad de calorías se puede reducir reduciendo la cantidad de pasta para la cena, crema para la sopa o aceite para calentar el plato. Por otro lado, sopas espesas, cremas, guisos en lugar de sándwiches regulares o gachas de avena calientes en lugar de muesli con yogur te mantendrán lleno y caliente en invierno.

La medicina china nos dice mucho sobre las térmicas naturales de los alimentos. Según ella, los productos y las hierbas tienen un efecto de calentamiento o enfriamiento en el cuerpo, independientemente de la temperatura del plato. La división en productos neutros, calientes y refrescantes puede ser difícil y cambiar mucho nuestra cocina 🙂 Sin embargo, vale la pena observar tu cuerpo y confiar en tu intuición – tal vez vale la pena reemplazar un plátano por una compota de manzana hervida, y un tomate y ¿Ensalada de mozzarella para una ensalada abundante de mijo y pollo?

Entre los productos para calentar, la medicina tradicional china menciona entre otros: avena, quinoa, batatas, tubérculos, sésamo, semillas de girasol, nueces, huevos y especias: jengibre, ajo, canela, cardamomo y albahaca.

Hierbas y Metabolismo

Cuando se trata de perder peso en invierno, es imposible no mencionar las especias calientes. Agregarlos a los platos no solo agrega sabor y lo calienta. Algunos de ellos también tienen propiedades que mejoran el metabolismo, y también afectan a muchos procesos relacionados con el adelgazamiento – por ejemplo, mejoran el metabolismo de los carbohidratos o las grasas. Disponemos de toda una gama de aditivos aromáticos: jengibre, cúrcuma, clavo, canela, cardamomo, pimienta de cayena, estragón, albahaca, anís, nuez moscada. De hecho, todos van bien con tés calientes de invierno o deliciosas sopas de verduras. Echemos un vistazo a algunos de ellos.

Cúrcuma y dieta adelgazante

Cúrcuma: contiene un poderoso antioxidante: la curcumina. Su acción es muy extensa: tiene un efecto bactericida y antiviral, apoya el trabajo del hígado y limpia el cuerpo. La investigación muestra que puede apoyar el tratamiento del síndrome metabólico, cuya aparición muy a menudo dificulta la pérdida de peso. La cúrcuma aumenta la sensibilidad del cuerpo a la insulina e inhibe la formación de células grasas..

Puedes añadir cúrcuma a las gachas o al mijo (dará un bonito color amarillo al plato), e incluso prepararte un chupito con limón, jengibre fresco y una pizca de pimienta negra. La pimienta negra, y más concretamente la piperina que contiene, aumenta la biodisponibilidad de la curcumina hasta en un 2000% (Desafortunadamente, la biodisponibilidad de la curcumina en sí es bastante baja), razón por la cual la cúrcuma y la pimienta negra son una excelente combinación en la cocina.

Chile y quemagrasas

Pimienta picante (o pimienta de cayena en forma de especia seca): contiene la famosa capsaicina, que se ha estudiado durante muchos años en términos de aumento del metabolismo e influencia en el peso corporal. Los resultados de la investigación muestran que el ingrediente responsable de la «nitidez» de los chiles aumenta significativamente el gasto de energía del cuerpo, suprime el apetito, aumenta la saciedad y afecta el metabolismo de la glucosa y las grasas. Además, la capsaicina afecta a los genes que regulan la cantidad de los llamados. tejido adiposo pardo, que también se encarga de aumentar el gasto energético del organismo.

Si no eres un gran fanático de los platos picantes, vale la pena introducir incluso pequeñas cantidades de chile: combina bien con verduras al horno, platos asiáticos o pastas para untar (por ejemplo, hummus casero).

Jengibre y adelgazamiento

Jengibre: la mayoría de nosotros probablemente lo asociamos con propiedades antibacterianas o antivirales, y con razón, vale la pena usarlo de forma preventiva y temporal durante una infección. El jengibre debe su característico sabor ligeramente picante a los gingeroles. Es un grupo de compuestos activos con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y anticancerígenas. Estos compuestos también afectan la pérdida de peso: los estudios han señalado que La suplementación con jengibre reduce el azúcar en sangre en ayunas y la resistencia a la insulina.

El jengibre tiene propiedades de calentamiento, lo que se traduce en un aumento de la termogénesis del cuerpo (producción de calor, muy importante en invierno) y, al igual que los pimientos, aumenta el gasto de energía. Si vous avez une pression artérielle basse et que vous gèlez fréquemment en hiver, assurez-vous d’essayer le «lait doré» – faites bouillir du lait ou une boisson à base de plantes avec une pincée de curcuma, du gingembre haché et une pincée de miel. Te calentará y te animará a salir de casa 🙂

Regla 3 – actividad física en invierno

En invierno, la actividad física se evita naturalmente, escondiéndose en apartamentos cálidos, preferiblemente debajo de una manta. Sin embargo, resulta que la actividad física al aire libre puede tener un mayor efecto sobre el metabolismo que, por ejemplo, un entrenamiento cuidadosamente planificado en el gimnasio. La investigación muestra que la exposición al frío aumenta la producción de grasa corporal marrón. A diferencia del tejido adiposo blanco, la grasa parda es metabólicamente activa, su función principal es mantener la temperatura corporal y distribuirla por todo el organismo. Las personas con alto contenido de grasa parda tienen menos probabilidades de tener problemas de sobrepeso y obesidad. Por lo tanto, vale la pena tomarse un descanso lento y salir a caminar, patinar sobre hielo o hacer bolas de nieve en una mañana de invierno.

Como ves, el invierno puede ser un buen momento para empezar a perder peso, tienes que ser creativo y escuchar a tu cuerpo, que durante esta época pretende mantener el calor dentro.

¿Te ha gustado post? Valóralo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Periódicos Digitales no permite esta acción.