Saltar al contenido

Cómo el cambio climático está afectando tu salud mental

La vida diaria proporciona muchas razones para el miedo. La pandemia todavía está en su apogeo, los horarios de trabajo son apretados y la vida familiar está llena de drama. Sin embargo, hay otro desencadenante más insidioso del miedo: el cambio climático.

La eco-ansiedad es real y no se puede tratar Delta 8 comestible o meditar. Las consecuencias físicas de la crisis de los gases de efecto invernadero son bien conocidas. La idea de que también afecta a nuestra psique es relativamente nueva.

Comparación de efectos físicos y mentales.

La deshidratación, el golpe de calor y las alergias son consecuencias bien conocidas del clima extremo. Desastres como huracanes e inundaciones dificultan el acceso a la atención médica. Recientemente, los llamados a la acción cada vez más fuertes han sacado a la luz estos problemas.

A pesar de sus méritos, el discurso ecoactivista tiene un inconveniente. Empeora la ansiedad, especialmente en personas que probablemente se vean directamente afectadas por el clima.

En 2017, después de que el huracán Harvey azotara Houston, casi la mitad de la población experimentó síntomas de TEPT. Para los estadounidenses que experimentan desastres repetidos, las consecuencias son particularmente nefastas.

A pesar de que las fuerzas de la naturaleza han salvado a su vecindario hasta el momento, el conocimiento de que algo trágico podría suceder es un factor estresante. Los efectos son particularmente graves para las mujeres, los grupos marginados y las personas de color.

A Informe 2021 señaló la Asociación Estadounidense de Psicología que el cambio climático puede tener un espectro de efectos psicológicos:

  • enfatizar;
  • Miedo;
  • Depresión;
  • TEPT.

En los últimos años, las búsquedas en Google de ansiedad climática y ansiedad ecológica han aumentado considerablemente. Más del 75% de los estadounidenses son conscientes de que las temperaturas están aumentando el programa de Yale para comunicar sobre el cambio climático.

Al igual que otros tipos de ansiedad, la preocupación por el cambio climático provoca tensión y ansiedad al pensar en el futuro. Esto puede provocar pesadillas, insomnio, ataques de pánico, mareos y presión arterial alta. En casos extremos, la ecoansiedad paraliza la vida profesional y familiar.

Al mismo tiempo, no es una enfermedad mental, ya que su causa es racional. Incluso tiene una ventaja: llama la atención sobre problemas reales para los que debemos prepararnos. Por ejemplo, puede crear un plan de contingencia familiar para tormentas o comprar una casa nueva en un área más segura.

Cómo lidiar con la ansiedad por el cambio climático

Las siguientes ideas ayudarán a calmar su cerebro:

  • Haz una lista de las cosas buenas de tu vida

Piensa en lo que valoras de la naturaleza, tu carrera y tu familia. Esto desviará tu atención de los pensamientos ansiosos.

  • Darse cuenta de que todos podemos hacer el cambio

Millones de personas ya están contribuyendo a la acción climática, así que puedes unirte a ellos. Esta gente no te prenderá fuego. Considere unirse a una organización ambiental o grupo de nicho. Ser parte de algo más grande es un gran calmante para el estrés.

Incluso las cosas pequeñas son importantes. Usar un ciclo de lavado más frío o conducir un automóvil eléctrico ayudará a reducir su huella de carbono. Comuníquese con las empresas con las que trabaja para expresar sus inquietudes y votar por políticos con una agenda verde. ¡Cada paso que das vale la pena!

¿Te ha gustado post? Valóralo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Periódicos Digitales no permite esta acción.