Saltar al contenido

Diferentes métodos que puede utilizar para calcular el valor de la empresa y el valor patrimonial

Los dos tipos más comunes de valor para una empresa son Enterprise Value (EV) y Equity Value (EV). Aunque ambas son medidas necesarias del valor de una empresa, pueden diferir en el cálculo. La diferencia clave entre el valor empresarial y el valor patrimonial es simple. El valor empresarial captura el valor de una empresa en su conjunto, mientras que el valor de las acciones captura el valor de los accionistas únicamente. Este artículo describe las diferentes formas en que se pueden calcular estos dos:

1) Enfoque de ingresos operativos

El resultado operativo es una medida de la rentabilidad de una empresa. Se calcula como ingresos menos gastos, incluyendo gastos operativos y no operativos. El enfoque de ingresos operativos es una forma de calcular la diferencia entre el valor empresarial y el valor patrimonial.

El enfoque calcula el valor presente de los ingresos operativos futuros esperados. Estas ganancias operativas futuras luego se descuentan al presente con base en el costo de capital promedio ponderado de la compañía. La diferencia entre el valor empresarial y el valor patrimonial es el valor actual del exceso de flujo de efectivo o el flujo de efectivo que no se necesita para respaldar las operaciones de la empresa.

2) Enfoque de flujo de efectivo a capital

Otra forma de calcular la diferencia entre los valores de la empresa y el capital es utilizar el enfoque de flujo de efectivo a capital. Es un método estándar con el que se encontrará al comparar el valor de la empresa con el valor de las acciones. Este enfoque tiene en cuenta el flujo de caja operativo, la depreciación, los gastos de capital y los pagos de intereses de una empresa. Luego deduce los dividendos de la empresa pagados a los accionistas. El resultado es un número que representa cuánto flujo de efectivo está disponible para los accionistas después de que se hayan liquidado todas las demás obligaciones.

3) enfoque de ingreso residual

El enfoque de ingresos residuales es una forma de calcular la diferencia entre el valor de la empresa y el valor de las acciones. Se utiliza para medir el flujo de efectivo disponible para los accionistas después de que se hayan liquidado todos los gastos y pasivos. Las empresas utilizan este enfoque para evaluar el atractivo o el valor de una inversión para una empresa.

4) Enfoque del valor contable

El enfoque del valor contable es un método para calcular la diferencia entre el valor de la empresa y el valor patrimonial. Este enfoque tiene en cuenta el costo histórico de los activos y pasivos y cualquier ajuste a esos valores a lo largo del tiempo. Los analistas financieros suelen utilizar el enfoque del valor contable al evaluar empresas.

La principal ventaja del enfoque del valor en libros es que es relativamente fácil de calcular. Los expertos pueden utilizar este enfoque para evaluar empresas de todos los tamaños e industrias. Además, el enfoque del valor en libros se utiliza a menudo como punto de partida para métodos de valoración más complejos.

5) Enfoque corporativo comparable

El enfoque de empresa comparable es un método de valoración que analiza empresas cotizadas en la misma industria con características comerciales similares para estimar el valor de una empresa. Este enfoque también se denomina a veces análisis multicomparable o de grupo de pares. El método se calcula tomando el promedio de la capitalización de mercado de las empresas del grupo de pares. Proporciona una estimación más precisa del valor comercial que otros métodos de valoración, como B. el método de flujo de caja descontado.

6) Enfoque de flujo de caja descontado

La valoración de flujos de caja descontados (DCF) es una valoración de la empresa mediante el descuento de flujos de caja futuros a valor presente. La idea detrás de este enfoque es que el valor de la empresa es igual a la suma de todos los flujos de efectivo futuros descontados a una tasa razonable.

El enfoque DCF tiene dos ventajas principales sobre otros métodos de valoración. Primero, tiene en cuenta explícitamente el valor del dinero en el tiempo, que es una consideración crucial en cualquier decisión de inversión. En segundo lugar, obliga al analista a pensar detenidamente en todos los factores que afectan los flujos de efectivo futuros de una empresa ya hacer suposiciones explícitas sobre esos factores.

La valoración DCF se basa en varias suposiciones sobre el futuro, que pueden o no ser correctas. En consecuencia, la valoración DCF es más un arte que una ciencia, y diferentes analistas a menudo pueden llegar a valores muy diferentes para la misma empresa utilizando este método.

Conclusión

Los seis métodos anteriores son todas formas de calcular la diferencia entre los valores de la empresa y de las acciones. Cada método tiene sus puntos fuertes y débiles. El mejor método depende de la situación.

Lea también: Valore su tranquilidad: aprenda sobre el seguro de vida

¿Te ha gustado post? Valóralo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Periódicos Digitales no permite esta acción.