Saltar al contenido

Enfermedades de transmisión sexual (ETS): mito y realidad

Según la Organización Mundial de la Salud, cada día se diagnostican más de un millón de nuevas ETS. Cada año, 376 millones de infecciones son causadas por cuatro de estas enfermedades; Clamidia, verrugas genitales, tricomoniasis, sífilis, etc. No se puede saber si tiene una ETS por cómo se ve o cómo se siente, ya que la mayoría de las personas con ETS no muestran signos ni síntomas. Por lo tanto, hacerse la prueba es la única forma de saber realmente si usted (o su(s) pareja(s)) tiene una ETS.

Las ETS son enfermedades peligrosas que requieren atención médica. Hay ciertas enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, que son incurables y potencialmente fatales. Sin embargo, con el tiempo, se ha observado que las personas envían material extraño sobre las ETS, que a menudo es falso. Puede aprender más formas de protegerse de las ETS si sabe más sobre ellas. Así que profundicemos para desacreditar estos mitos.

Prueba de ETS: qué esperar y cómo hacerse la prueba

Es una buena idea hacerse la prueba de ITS si ha sido sexualmente activa. También hágase un análisis de sangre si:

  • Te estás preparando para iniciar una nueva relación.
  • Usted y su acompañante considerarán si usar o no condones u otros dispositivos de protección.
  • Su pareja también tuvo o tuvo relaciones sexuales con otra persona.
  • Usted o su acompañante tienen una variedad de socios.
  • Tiene síntomas que indican una infección de transmisión sexual (ITS).

Es posible que ni siquiera necesite pruebas regulares de ITS si ha estado en una relación larga y mutuamente monógama y tanto usted como su cónyuge se hicieron la prueba antes de que comenzara la relación. Por otro lado, muchas personas en relaciones a largo plazo no fueron evaluadas antes de comenzar a salir. Si esto lo describe a usted y a su cónyuge, es posible que uno o ambos hayan sufrido una ETS no tratada. haga clic aquí para obtener más información sobre el panel integral de ETS con opciones de prueba asequibles para las principales ETS.

Mito 1: No hay forma de evitar las ETS

¡Hay muchas maneras de protegerse! La única forma de mantenerse a salvo es evitar el sexo. Si alguna vez tiene relaciones sexuales, puede prevenir las ETS usando siempre un condón con abundante lubricante a base de agua. Tener relaciones sexuales solo con alguien que está teniendo relaciones sexuales contigo es una forma de reducir el riesgo de contraer ETS.

Mito 2: Las ETS solo se transmiten por contacto sexual

Algunas enfermedades de transmisión sexual, como las verrugas genitales y el herpes, pueden transmitirse simplemente frotando los genitales. Otros, como el VIH, se transmiten a través del sexo oral. Tanto el contacto vaginal (del pene con el cuello uterino) como el anal (del pene con el ano) pueden transmitir enfermedades de transmisión sexual.

Mito 3: No puedo hacer nada si tengo una ETS, incluido el VIH.

Muchas ETS, incluido el VIH, son curables o tratables. Cuanto antes sepa si tiene una ETS, antes podrá recibir tratamiento o tomar medidas para evitar contagiar a otras personas.

Diferentes enfermedades de transmisión sexual requieren diferentes terapias.

Si su médico le receta un medicamento para tratar una ETS tratable, es importante que siga la receta hasta que esté lista, incluso si sus síntomas han mejorado. También debe abstenerse de tener relaciones sexuales hasta que su enfermedad se resuelva por completo e informar a su(s) pareja(s) que realmente también deben ser evaluadas y tratadas. Si tiene una enfermedad de transmisión sexual que cree que no tiene cura, como B. herpes, recuerde que hay medicamentos disponibles.

Mito 4: El sexo oral no causa ninguna ITS

No. El VIH, la sífilis, el herpes, la gonorrea, el VPH, la anaplasmosis y la clamidia son enfermedades de transmisión sexual que pueden transmitirse a través del sexo oral. Las infecciones pueden propagarse de la boca a los genitales o viceversa. Utiliza un dique o un preservativo a lo largo para protegerte al dar o recibir cunnilingus en los labios (sexo oral) o el ano (anilingus). Envuelva el pene en condones para tener sexo oral más seguro.

cierre | Enfermedades de transmisión sexual (mito y realidad)

Las ITS son comunes y las pruebas son fáciles de conseguir. Las pruebas pueden variar según las ITS que esté buscando su médico.

Discuta su historial sexual con su médico y pregúntele sobre las pruebas que debe hacerse. Pueden ayudarlo a determinar los beneficios y los peligros de las diferentes pruebas de ITS. Si su prueba arroja resultados de ITS, también pueden sugerir opciones de tratamiento, por lo que no debe entrar en pánico.

¿Te ha gustado post? Valóralo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Periódicos Digitales no permite esta acción.