Saltar al contenido

trastorno del habla en niños

¿Qué es un trastorno del lenguaje?

Un niño con un trastorno del lenguaje tiene problemas para adquirir y usar las reglas de un idioma. Por ejemplo, al comunicarse con otra persona, el niño puede necesitar más tiempo para procesar y comprender el idioma. Incluso pueden tener dificultades para expresarse verbal o no verbalmente durante la comunicación.

¿Cuáles son algunos síntomas de un trastorno del habla?

«Ella mejorará con el tiempo. Sólo necesita práctica.

‘No te preocupes, eventualmente saldrá de esta fase’.

Es natural que los padres descarten las deficiencias del lenguaje de sus hijos, asumiendo que es solo una parte del crecimiento. A veces, los padres pueden estar en un estado de negación, reconociendo y aceptando el hecho de que a su hijo le puede faltar. Sin embargo, es importante conocer algunos indicadores de los trastornos del habla. Si su hijo presenta alguno de estos síntomas, debe buscar el tratamiento adecuado lo antes posible.

Por lo general, la mayoría de los síntomas de un trastorno del lenguaje aparecen en los años de formación de un niño. Un psicólogo infantil utiliza la edad de desarrollo del niño como un indicador clave para determinar si estas deficiencias son motivo de preocupación o no. Estos son algunos ejemplos de trastornos del habla:

  • Dificultad para expresarse en oraciones completas
  • Dificultad para seguir instrucciones
  • Dificultad para entender lo que se enseña en clase
  • Tener una capacidad de vocabulario limitada.

Estos síntomas pueden afectar significativamente las funciones diarias del niño y provocar déficits en:

  • Contextos sociales: por ejemplo, problemas para comunicarse con sus compañeros en la escuela
  • Actitudes intelectuales: por ejemplo, bajo rendimiento escolar
  • Actitudes profesionales: por ejemplo, bajo rendimiento laboral

¿Cómo se diagnostica un trastorno del habla?

Un enfoque de equipo multidisciplinario que incluye un psicólogo infantil y un terapeuta del habla es óptimo para el diagnóstico y el tratamiento. El equipo primero eliminará otras enfermedades que podrían causar síntomas similares a un trastorno del habla.

Para proponer un plan de intervención individualizado, se utilizan herramientas de evaluación adecuadas para identificar las fortalezas y debilidades de su hijo a fin de abordar específicamente las necesidades de su hijo.

¿Cómo se trata un trastorno del habla?

Los niños con trastornos del habla pueden beneficiarse de una variedad de intervenciones, que van desde actividades basadas en ejercicios (dirigidas por un médico) hasta actividades que modelan el juego u otras actividades cotidianas (centradas en el niño), o una combinación de ambos enfoques (híbrido).

Aquí hay descripciones breves de algunos enfoques comunes para tratar los trastornos del habla:

  1. Enfoques de logopedia

Clínicamente orientado

El médico selecciona los objetivos y la configuración del tratamiento, y determina los estímulos que se utilizarán y el tipo y el momento del refuerzo* para obtener respuestas precisas. Estos enfoques utilizan procedimientos operantes y, a menudo, se utilizan para enseñar la forma del lenguaje (por ejemplo, sintaxis y morfología).

*Los reforzadores positivos son eventos que aumentan la probabilidad de que ocurra un comportamiento en el futuro (ejemplo: elogios, dulce/refrigerio favorito cuando se observa el comportamiento objetivo). Los reforzadores negativos son eventos que hacen que el comportamiento sea menos probable que ocurra en el futuro (ejemplo: retirar un juguete favorito cuando no se observa el comportamiento objetivo).

orientado al niño

El médico utiliza técnicas indirectas de estimulación del lenguaje y sigue la guía del niño en entornos y actividades más naturales y cotidianos para estimular el crecimiento del lenguaje. Ejemplos incluyen:

  • Extensiones: la expresión del niño se repite como respuesta mientras el clínico agrega detalles gramaticales y semánticos;
  • Reformulación: se reformula la expresión del niño, cambiando el modo o la voz del original (p. ej., de declarativo a interrogativo o de activo a pasivo);
  • Construcción y desglose: la expresión del niño primero se expande (construye) y luego se descompone (descompone) en componentes gramaticales y luego se construye nuevamente en su forma expandida.

Híbrido

El clínico desarrolla actividades que son muy naturales, con oportunidades para el uso espontáneo por parte del niño de expresiones verbales que contienen las formas del idioma objetivo. Ejemplos incluyen:

  • Estimulación enfocada: el médico genera una alta frecuencia de las formas objetivo del niño en contextos significativos y funcionales
  • Estructuración vertical y expansión: el médico presenta un estímulo (p. ej., una imagen que representa una relación semántica), le pide al niño que responda al estímulo (p. ej., ¿Qué es esto? ¿Qué está pasando?) y luego amplía la respuesta del niño a un oración bien formada;
  • Enseñanza incidental: el médico aplica enfoques operativos en entornos naturales para provocar y reforzar las respuestas objetivo; Dentro del escenario, el niño selecciona el estímulo temático que inicia la interacción.

Terapia de grupo

Su terapeuta del habla puede sugerir sesiones de terapia de grupo con compañeros de edad similar y con dificultades de comunicación similares. Estas sesiones tienen como objetivo abordar e integrar los objetivos lingüísticos individualizados en un entorno de grupo de práctica.

  • enfoque psicologico

Su psicólogo puede realizar una evaluación para determinar si existen posibles factores externos que afecten el impedimento del habla de su hijo. Estos incluyen miedo proyectado sobre uno mismo o a través de otros/circunstancias, eventos estresantes, baja autoestima, malas relaciones interpersonales y/o desregulación socioemocional. Luego, el psicólogo puede aplicar las intervenciones apropiadas, como la terapia cognitiva conductual (CBT), el manejo del comportamiento o la terapia grupal para abordar estos problemas.

Terapia de conducta cognitiva (TCC)

Este tratamiento se centra en los aspectos cognitivos y conductuales de una persona. La TCC tiene como objetivo abordar los pensamientos y comportamientos inútiles que se evitan intencionalmente. Los psicólogos pueden utilizar la psicoeducación, los ejercicios de relajación, las estrategias de resolución de problemas/autoevaluación y la reestructuración cognitiva para abordar los comportamientos y pensamientos de evitación. Estos enfoques se presentan de manera apropiada para la edad y tienen como objetivo responder a las necesidades personales de su hijo.

Terapia de grupo

Los niños pueden ser introducidos a la terapia de grupo donde el niño tiene la oportunidad de practicar las habilidades enseñadas en la TCC y el manejo del comportamiento con compañeros de su misma edad. Esto amplía las habilidades de su hijo en otros contextos y le enseña importantes habilidades blandas necesarias para formar nuevas relaciones con los demás.

Para obtener más información sobre otros tratamientos basados ​​en la evidencia para los trastornos del habla, como B. Manejo del comportamiento, enfoques lúdicos y participación de los padres, haga clic aquí para obtener más información sobre cómo los terapeutas infantiles experimentados de Annabelle Kids pueden brindarle el mejor apoyo a usted y a su hijo (ENLACE A https://www.annabellekids.com/) .

«¿Soy yo culpable del trastorno del habla de mi hijo?»

En resumen, no! Es difícil identificar exactamente qué está causando que su hijo tenga una deficiencia en el lenguaje. Los trastornos del habla pueden ser una afección independiente o coexistir con otras enfermedades y trastornos como el TDAH o el TEA. Sin embargo, los déficits de procesamiento cognitivo y las diferencias genéticas se han sugerido como posibles causas.

Si no está seguro, el mejor enfoque que puede tomar como padre es buscar ayuda profesional e intervenir desde el principio para su hijo. La terapia del habla suele ser la primera línea de tratamiento para los trastornos del habla en los niños (ENLACE A https://www.annabellekids.com/speech-language-therapy).

Recuerde que su salud es tan importante como la de su hijo. No tenga miedo de pedir ayuda y apoyo a familiares y amigos. Alternativamente, puede considerar unirse a grupos de apoyo.

¿Te ha gustado post? Valóralo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Periódicos Digitales no permite esta acción.