Saltar al contenido

7 consejos para evitar que tu gato arañe tus muebles

una nueva pancarta

¿Tu gato no puede dejar de arañar todos tus muebles y sofá? Este reflejo natural es muy difícil de controlar y gritar es inútil. Sin embargo, ¡existen alternativas efectivas como los repelentes naturales o el papel de aluminio! Aquí tienes todos nuestros consejos para evitar que tu mascota arañe tus tejidos.

Consejo #1: Invierte en un poste rascador o poste rascador

Evitar que tu gato rasque es una verdadera lucha porque es un comportamiento persistente: ¡tu mueble de tela tiene un recubrimiento ideal que lo atrae a rascar! Por eso, puedes desviar su atención ofreciéndoles un objeto diseñado específicamente para ese fin, como un B. un rascador o un rascador cubierto con un material áspero que pueda rascar o morder con seguridad.

Bueno saber

Tu gato no arañará tus muebles para burlarse de ti o desobedecerte: es una necesidad natural. De hecho, cuando el gato araña un mueble o una tela, ¡marca su territorio liberando allí sus feromonas!

Consejo 2: instale una alfombra cuadrada o un felpudo

Si no desea colocar un artículo voluminoso que no combina bien con su decoración, puede comprar una alfombra cuadrada o un felpudo pequeño en una ferretería. Colócalos cerca de donde a tu gato le gusta dormir o en un poste de fácil acceso: las alfombras o alfombras fibrosas como las algas atraerán a tu mascota, que querrá depositar allí su olor.

Consejo 3: Usa papel de aluminio

El aluminio hace cosquillas en los juanetes de tu gato y provoca sensaciones incómodas. Por eso odia pisarlo. Pega algo en tu sofá o sillón durante unos días.

Consejo 4: Pegue cinta adhesiva de doble cara

Al igual que el aluminio, la cinta adhesiva de doble cara es un poderoso repelente: tu gato odia tener las patas pegajosas. Elija cinta de baja adherencia para evitar que su mascota se atasque o se rasque las garras.

Consejo 5: Pon el pimiento donde raya

Existen varios repelentes naturales no tóxicos que puede usar para proteger su piel comportamiento del gato de arañazos en todas partes. Tienen un olor desagradable para tu mascota que tiende a evitarlos. ¡Para los humanos, la pimienta es agresiva con los gatos! Mezcla unas cucharaditas de pimienta con agua en un spray y rocía la mezcla sobre las superficies prohibidas para que tu gato las evite. También puedes usar la misma técnica con vinagre o frutas cítricas.

Consejo 6: Usa aceite esencial de lavanda

Además de perfumar tus tejidos, el aceite esencial de lavanda es una solución sencilla. Empape una bola de algodón con unas gotas de aceite y frote los muebles o cojines que a su gato le gusta rascar para evitar que regrese.

Consejo 7: Usa el clavo como repelente

Siguiendo el mismo principio que la lavanda, los clavos son un repelente natural. Puedes aplicar unas gotas de aceite esencial en un mueble o colgar naranjas en las que hayas plantado tus uñas: ¡tu gato dejará de rascarse en un abrir y cerrar de ojos!

Asegúrate de que tu gato esté protegido a toda costa

Amas y cuidas a tu mascota, incluso si ataca regularmente tu sofá. Pero, ¿has pensado en asegurar a tu gato para darle una mejor protección? El seguro de salud para perros y gatos puede cubrir sus costos de salud en caso de accidente o enfermedad.

¿Cómo evito que mi gato arañe todo en casa?

Rascar es una necesidad natural de nuestros gatos, pero suelen ejercerlo en ocasiones sobre nuestras preciadas pertenencias… ¿De dónde viene esta costumbre y, sobre todo, cómo redirigirla hacia los objetos que se ponen a su disposición? En este artículo, encontrará cuatro consejos de nuestros científicos del comportamiento para cambiar sus rasguños por el apoyo adecuado y encontrar la paz en el hogar.

La razón principal es que al hacer clic pueden marcar su campo. Las primeras cicatrices, junto con las granadas colocadas sobre ellas, envían un claro mensaje a la pareja: “¡Estoy en casa!”. Al masticar, los mosquitos emiten estos olores que no podemos oler, pero los animales los detectan rápidamente.

Entonces, el abrazo se basa en un deseo genuino, que los reconforta, ya que son animales nativos. Estos rasgos se refuerzan cuando hay problemas sociales (con un gato u otro animal), un cambio de residencia, un momento de estrés… Aquí hay cuatro consejos simples para calmar a tu gato y ayudarlo a vivir en armonía con su entorno natural.

  1. guarda tus cosas

Desafortunadamente, este impulso natural suele afectar a tus pertenencias: sofá, tapicería, cortinas, alfombras, etc. El primer instinto es, por tanto, proteger estos puntos delicados con materiales que incomoden tus pies: papel de aluminio, papel de celofán, etc. una manta, un plástico de burbujas, una lona de hule o incluso papel adhesivo (que se mantendrá mejor en su lugar) calmarán instantáneamente su entusiasmo.

  1. Distrae su atención con postes para rascar

Como nunca se puede impedir que un gato rasque, es fundamental proporcionarle postes rascadores donde pueda desahogarse sin dañar nada. De lo contrario, encontrará un nuevo mueble o rincón de tapiz para atacar y el problema no se resolverá… ¡con la ventaja añadida de mucho estrés para él!

No dudes en colocar rascadores y rascadores en varios lugares “estratégicos” de tu hogar. Estas ubicaciones estratégicas son donde hay mucho tráfico y cerca de las áreas donde a Minou le gusta dormir. Estas son las áreas críticas cerca de las cuales debe anunciar su presencia y afirmar su territorio. Son fáciles de detectar cuando ya se está rascando: en ese caso, colocar rascadores cerca del sofá o tapicería que suele atacar puede ser una buena idea.

Insistimos tanto en la propagación de los árboles de gatos como en su ubicación. No obtendrás resultados ofreciéndole un solo rascador pequeño en un lugar inconveniente.

una nueva pancarta

¿Te ha gustado post? Valóralo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.