Saltar al contenido

Sistema digestivo: ¿cómo cuidar tu salud?

Las condiciones del sistema digestivo pueden ser extremadamente problemáticas. ¿Cómo evitarlos? Aprende buenos hábitos que te ayudarán a mantener saludable tu sistema digestivo. Vea cómo pequeños cambios en su dieta diaria pueden ayudar.

5 cosas que puedes hacer para beneficiar tu sistema digestivo

Para mantener su sistema digestivo saludable, siga estas pautas.

  1. Recuerda la cantidad adecuada de fibra en tu dieta diaria.
  2. Beber de 1,5 a 2 litros de agua al día.
  3. Come alimentos ricos en probióticos.
  4. Opta por plantas que apoyen el trabajo del sistema digestivo.
  5. No te olvides de los exámenes preventivos.

Fibra alimentaria

¿Sabes lo importante que es la fibra dietética para la salud digestiva? La fibra es un grupo de sustancias derivadas de plantas que resisten la acción de las enzimas digestivas en el tracto digestivo. La fibra dietética no es digerida ni absorbida por el cuerpo, se excreta con los restos de comida. Tiene la capacidad de retener agua, por lo que aumenta el peso y el volumen de las heces. De esta manera promueve la digestión y mejora el peristaltismo intestinal – ayuda a asegurar movimientos intestinales regulares e indoloros. Comer alimentos ricos en fibra contrarrestará el estreñimiento.

es bueno saber eso la fibra ayuda a limpiar el sistema digestivo de sustancias no deseadas más rápido. Tiene la capacidad de unir metales pesados ​​y otras sustancias tóxicas. También une las sales biliares y el colesterol, ayudando a mantener el nivel correcto de colesterol en el cuerpo.

La fibra dietética también debe ser recordada por las personas que desean garantizar niveles adecuados de azúcar en la sangre. Ayuda a retardar la absorción de carbohidratos y a disminuir los niveles de glucosa. También es un apoyo valioso durante la pérdida de peso, porque los productos ricos en fibra te hacen sentir satisfecho por más tiempo. Esto reduce el riesgo de picar entre comidas.

Fibra dietética en tu dieta diaria

Desafortunadamente, muchas personas no saben que su dieta es baja en fibra. Si comes principalmente alimentos elaborados con harina blanca altamente procesada (pan blanco, pasta, pasteles y galletas) todos los días y comes pocas verduras y frutas, seguramente estás consumiendo muy poca fibra en tu cuerpo.

Si te cuesta comer verduras, puedes usar un cortador de verduras y hacerlas en tortilla, por ejemplo. También cortandolas en pequeños trozos, tus hijos también correrán menos peligro de atragantarse.

Las investigaciones muestran que la cantidad óptima de fibra consumida durante el día es de 25 a 40 gramos.

Vale la pena enriquecer el menú diario con alimentos ricos en fibra. Contamos entre ellos:

  • productos integrales: sémola, harina de avena, pan integral, salvado;
  • verduras y frutas (especialmente frutas que se comen con piel);
  • nueces y semillas;
  • Grano de lino;
  • frutos secos.

Hidratación adecuada del cuerpo.

Los especialistas recomiendan beber al menos 1,5-2 litros de agua al día (las personas que entrenan intensamente deberían beber incluso 3-4 litros). La hidratación adecuada es importante para todo el cuerpo. Cuando estamos deshidratados, tenemos dolores de cabeza, fatiga e irritabilidad.

Muy poca agua en el cuerpo también tiene un efecto negativo en el sistema digestivo. Como resultado, se pueden desarrollar estreñimiento o heces dolorosas, que pueden dañar la mucosa rectal.

recuérdalo Si está obteniendo más fibra en su cuerpo, asegúrese de beber agua. La fibra en combinación con el agua se hincha en los intestinos y, por lo tanto, los afecta. Comer mucha fibra sin suficiente agua puede ser contraproducente en forma de estreñimiento doloroso.

Probióticos

Cada vez se habla más de la influencia del estado de la flora bacteriana intestinal en el funcionamiento de todo el organismo. Por eso vale la pena apoyarlo consumiendo productos ricos en probióticos. Los probióticos (del griego pro bios – para la vida) son cultivos de bacterias beneficiosas que enriquecen la flora fisiológica del tracto digestivo y ayudar a asegurar su buen estado.

Una flora bacteriana adecuada es fundamental para la salud de todo el sistema digestivo. Vale la pena saber que no solo apoya los procesos digestivos, sino que también fortalece el sistema inmunológico.

Los alimentos ricos en cultivos bacterianos incluyen:

  • kéfir,
  • yogur natural,
  • ensilaje: remolachas marinadas, pepinos y chucrut,
  • levadura, por ejemplo, levadura de remolacha.

Obtenga más información sobre los probióticos en el artículo «¿Cómo funcionan los probióticos?»

Plantas que apoyan el sistema digestivo.

En la naturaleza encontrarás muchas plantas ricas en ingredientes que apoyan el trabajo del sistema digestivo. Nuestras abuelas usaban varios tipos de hierbas para las dolencias alimentarias por una razón. Las infusiones y tinturas de plantas beneficiosas son una forma natural y comprobada de mejorar el funcionamiento del sistema digestivo.

¿Cómo usar las plantas que apoyan el sistema digestivo?

Las plantas beneficiosas se pueden consumir de varias maneras:

  • en infusiones (por ejemplo, cúrcuma, jengibre);
  • como complemento de platos (por ejemplo, cúrcuma, jengibre, ajo, orégano, nueces);
  • consumir en forma de aceite o aceite esencial (ej. cardo mariano, orégano);
  • utilizarlos en forma de preparaciones listas para usar.

Descubre las plantas que apoyan el sistema digestivo.

Cardo Mariano

El cardo mariano es una planta rica en una valiosa sustancia llamada silimarina. Esta sustancia apoya el trabajo del hígado y lo protege de los efectos nocivos de las sustancias tóxicas. Además, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

La mayor cantidad de silimarina se encuentra en las semillas del cardo mariano, por lo que vale la pena agregar semillas molidas a las comidas, por ejemplo, yogur, papilla o sopa. También puede hacer una infusión beneficiosa: simplemente vierta 2-3 cucharaditas de semillas molidas con un vaso de agua caliente. Para potenciar el sabor y las propiedades saludables de la infusión, puedes enriquecerla añadiendo miel, lino o semillas de chía.

Lea más sobre el cardo mariano en el artículo «Cardo mariano – El mago natural».

Cúrcuma

La cúrcuma contiene uno de los antioxidantes más poderosos, la curcumina. Esta sustancia es bactericida, antiinflamatoria y antiviral. La cúrcuma se utiliza como ayuda en el tratamiento de enfermedades intestinales, estomacales y hepáticas.

Puede agregar la cúrcuma a muchos platos, como sopas, salsas, arroz y carnes. Con él puedes preparar fácilmente bebidas saludables e infusiones, como el Lemon Ginger Immunity Shot o la famosa Golden Milk.

No olvides que la cúrcuma debe combinarse con una pizca de pimienta negra. La piperina que contiene aumenta la biodisponibilidad de la curcumina.

Receta de inyección de inmunidad de cúrcuma y jengibre

Para obtener más información sobre la cúrcuma, lea el artículo «Cúrcuma: el medio feliz».

Orégano

El orégano (mejorana común) es una planta con propiedades bactericidas y antifúngicas. Es un apoyo valioso para el sistema digestivo ya que aumenta la secreción de bilis y jugo gástrico. El aceite de orégano es especialmente apreciado porque limpia y protege el sistema digestivo. El aceite se obtiene de hierbas frescas o secas. Es rico en sustancias valiosas: carvacrol y timol.

Puedes comprar aceite de caléndula en muchas farmacias y tiendas de hierbas, o puedes prepararlo tú mismo.

Receta casera de aceite de orégano

INGREDIENTES

  • media taza de hojas de orégano fresco
  • media taza de aceite (por ejemplo, de girasol) o de oliva

PREPARACIÓN

Triture las hojas lavadas en un mortero, póngalas en un recipiente y cúbralas con aceite de girasol o aceite de oliva ligeramente tibio. Pasado un rato, vierte todo en una botella de cristal, ciérrala y sacúdela para que se mezclen bien los ingredientes. Luego, deja la botella a un lado en un lugar fresco y seco durante unas dos semanas. Pasado este tiempo, el aceite está listo para su uso.

Alcachofa común

La alcachofa común es una planta apreciada por sus múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Es especialmente útil para apoyar la salud digestiva. Ayuda a mejorar el peristaltismo intestinal, gracias a lo cual los productos de desecho nocivos se eliminan del cuerpo de manera más rápida y eficiente. Los ingredientes que contiene la alcachofa común también apoyan el trabajo del hígado y sus procesos de regeneración, así como la producción de bilis.

El té de alcachofa se recomienda para muchas dolencias del sistema digestivo. ¿Cómo hacerlo? Verter 250 ml de agua caliente sobre una cucharada de hojas secas y dejar reposar, tapado, durante unos 10-15 minutos. Una vez enfriada y escurrida, la infusión está lista para beber.

¿Qué plantas vale la pena buscar para cuidar la salud del sistema digestivo? Las hierbas que apoyan el sistema digestivo incluyen, entre otras: berberina, ajo, fenogreco, clavo picante, tilo, caléndula y jengibre.

Exámenes preventivos

Un dicho muy conocido dice que más vale prevenir que curar. Por esta razón, se debe recordar la profilaxis. Después de 30 años, se recomienda realizar una ecografía de la cavidad abdominal cada 3-5 años. A partir de los 50 años, la prueba debe repetirse una vez al año.

Recuerde observar su cuerpo cuidadosamente. Siempre consulte a un médico si nota algún síntoma preocupante. Se debe prestar especial atención a estos síntomas:

  • diarrea frecuente o estreñimiento,
  • dolor de heces,
  • sangre en las heces
  • dolor abdominal frecuente,
  • vómitos

Ahora ya sabes cómo cuidar el buen funcionamiento del sistema digestivo. Esperamos que aplique nuestros consejos y descubra que cuidar su salud no tiene por qué ser difícil.

¿Te ha gustado post? Valóralo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Periódicos Digitales no permite esta acción.